martes

Baglietto ♥

Mas aquí, o mas allá 
las cosas ocupan siempre su lugar 
y al final, al final 
la rueda jamás dejará de rodar. 

La razón sin fuerza 
las malas palabras 
los gritos de muchos 
cuando tienen rabia 
los hijos, la pizza 
la gente que ama 
las tetas, tu culo, 
tu olor, tus entrañas. 
Las manos que tocan 
sin tener pudores 
la furia, la sangre 
la fé en los creadores 
la música, el fuego 
el rojo del vino 
los bajos instintos 
los altos valores. 
El olor del aire 
el sudor, los tacos 
la gola de algunos 
míticos cantores 
el futbol, la risa 
el sol de mañana 
las camisas suaves 
el ruido del agua. 
El gusto del whisky 
perdón sin rencores 
los cuadros de b erni 
los buenos autores 
los libros del ciego 
los viejos olores 
meter la cabeza 
por tus corredores. 

Y al final al final 
el mundo se mueve hacia otro lugar 
mas aquí, o mas allá 
la vida te otorga otra oportunidad. 

La muerte, las bombas 
vengan de que bando 
de donde provengan 
el miedo o el asco 
la augustia, el choreo 
las botas, los sables 
el turco, el chamuyo 
la sed, los cobardes. 
Los que dicen siempre 
cuidate, cuidate 
quedate en contacto 
pero no me llames 
el amarillismo 
la TV de chismes 
las mesas redondas 
los criticos de arte. 
Los niños de ricos 
que sienten trizteza 
y los chicos pobres 
que se cagan de hambre 
los interventores 
porteros y afines 
las leyes de prepo 
agentes del orden. 
El iva a la música 
los lunes, el frio 
el yenga, la artrosis 
la culpa, el olvido 
fundamentalistas 
lumpens y traidores 
martires de día 
soplones de noche. 

Mas aquí, o mas allá 
el mundo se mueve hacia otro lugar 
y al final, al final 
por fin la justicia nos redimirá. 

Garua, naranjo 
grisel, los mareados 
Gardel, los redondos 
el Chuchi, el Polaco 
las nominaciones 
las malas personas 
la vida vida en reality 
los discos de Arjona. 

El flaco, Piazzola 
olmedo, el teatro 
Lennon y Mc Cartney 
las madres de tantos 
los jueces corruptos 
caja de empleados 
los ingresos brutos 
el default y el pelado. 

Y al final, al final 
la rueda jamás dejará de rodar 
mas aquí, o mas allá 
la vida te otorga otra oportunidad. 

Los goles de comba 
lo que nos dan tanto 
todas las mujeres, 
la risa y el llanto 
el diezmo, las coimas 
los malos presagios 
los brutos ingresos 
la iglesia, el senado. 

La fé, los amigos 
los buenos presagios 
las guitarras viejas 
la vieja y el tango 
los colonialistas 
el hambre, las guerras 
el culto a las drogas 
venga de quien venga 
los gritos de muchos 
cuando tienen rabia 
la razón la fuerza 
las malas palabras.