viernes

No es que no quiera ladrarte, lo que no me anda sobrando es la fe.